REFLEXIONES DE UN ARQUITECTO CONSTRUCTOR DE SUEÑOS

Share on linkedin
Share on google
Share on facebook
Share on twitter
REFLEXIONES DE UN ARQUITECTO CONSTRUCTOR DE SUEÑOS

Compartimos con vosotros las reflexiones de un jefe de obra de Antana. Un verdadero constructor de sueños. Con profesionales así… al fin del mundo!!

Hoy quería compartir algo que me sucede de forma muy recurrente cuando conozco a alguien y me pregunta a que me dedico, normalmente cuando les doy mi respuesta me miran un poco extrañados, frunciendo el ceño en algunos casos o levantando las cejas con cierta sorpresa y curiosidad en otros. Pero lo que he podido comprobar, es que me acaban dando la razón cuando les explico mi día a día y les digo que soy CONSTRUCTOR DE SUEÑOS.

Recuerdo, en segundo curso, a mi viejo profesor de proyectos que nos decía, con una voz firme y pausada como si estuviera mirándonos a todos a la vez, “ustedes deben esforzarse mucho con cada idea y cada proyecto y perseguir la excelencia porque su trabajo será muy importante en la vida de las personas”.  Insistía en que tendríamos la suerte y la responsabilidad de diseñar y construir no solo las VIVIENDAS de las personas, si no cada uno de los espacios donde transcurrirá su VIDA. Finalmente abriendo aún más sus ojos, acelerando su voz y levantando sus brazos exclamaba ”¡La ilusión de su vida, los espacios en los que van a amar y ser felices!”.

En aquel momento me impacto y sobrecogió esta reflexión, pero pensaba que exageraba un poco y que de algún modo, era una manera de motivarnos. Con el paso de los años me he dado cuenta de que no solo llevaba razón, sino que es algo que te llena plenamente y te motiva para superar y resolver los problemas que te abordan día a día, y por “cursi” que parezca es algo muy bonito y me siento muy afortunado.

Como os estaba contando, trabajo en una fábrica de sueños, o mejor dicho, en una CONSTRUCTORA DE SUEÑOS y más concretamente en el departamento de vivienda.

Un ejemplo que podría poneros como analogía de construir una casa es confeccionar un traje a medida. Se puede hacer muy bien de manera impersonal, pero el resultado final cuando es a medida es fantástico. En ambos procesos se trata de un traje, pero en el segundo caso se adapta perfectamente a ti y a tu gusto, y por eso es único.

Según mi parecer, es fundamental conocer muy bien al cliente y tener muy presente en todo momento sus necesidades, objetivos y prioridades. 

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, la obra es un elemento vivo y cambiante. 

No recuerdo ni una sola ocasión en la que no me hayan dicho antes de empezar…”el proyecto está super definido, lo tenemos todo clarísimo y no vamos a cambiar nada”. En todas las ocasiones se han producido cambios, porque en cada momento se percibe la obra de una manera distinta y no siempre es como se imaginaba el cliente. Por este motivo son muy importantes las visitas de obra semanales.

No os podéis imaginar lo emocionante que es para mí, ver la cara de ilusión del cliente semana a semana, al ver como su casa va tomando forma y sus sueños se van haciendo poco a poco palpables. Por el contrario, resulta muy duro cuando en alguna ocasión, he visto una cara de decepción producida por algo que no está saliendo como esperaba. Es en este momento, cuando es más importante aportar soluciones para reconducir la obra. Ya que, de algún modo, también somos los guías en este difícil camino, en muchos casos consejeros y hasta me atrevería a decir, en algunos otros psicólogos.

Recuerdo alguna anécdota graciosa en la que, por ejemplo, una clienta a la hora de elegir acabados me advirtió que ella odiaba el verde, fue muy curioso, que sin mediar yo en ello, varias cosas de la casa, como los muebles de cocina, los sofás y las sillas de comedor acabaron siendo en tonos verdes. También sorprende en algunos casos, sobre todo cuando se eligen acabados con una pareja por separado, la diferencia de gustos entre ambos, que tildan de horrible, sin saberlo, el color que más le había gustado al otro.

Con todo esto, resulta inevitable tomarte cada proyecto, cada obra, o mejor dicho, cada SUEÑO, como algo personal, algo tuyo en lo que pones todo tu empeño y cariño

¿Qué pintor, escritor, director de cine o constructor no ama su obra?

Share on linkedin
Share on google
Share on facebook
Share on twitter

¿Le llamamos?

Si tiene cualquier duda, rellene el formulario y nosotros le llamamos.